Calendario 22 / julio / 2018 Cantidad de comentario Sin Comentarios

uso de la raya-BubokEl uso de la raya en los textos, narrativos y no narrativos, es un dolor de cabeza constante en la labor de escritor. No pocos autores la consideran un signo difícil de emplear y son todavía más los que ni siquiera la emplean. Pero las rayas son nuestras amigas, además de ser indispensables para la legibilidad de un texto, especialmente si es narrativo.

Hoy pondremos nuestro grano de arena para tratar de volver a nuestros autores amigos de la raya y facilitarles su uso. Esperamos salir victoriosos de esta misión o, por lo menos, hacer que le pierdan poquito el miedo. Así que aquí vamos.

¿Qué una raya?

La raya es un signo de puntuación que se representa con un trazo horizontal más largo que un guión. Suele confundirse con el guión e incluso con el signo de menos.

La función de la raya es introducir un inciso, como las aclaraciones, diálogos y comentarios del narrador.

Cómo escribirla depende del sistema y del programa informático en el que estés trabajando, en este enlace encontrarás cómo hacerlo desde distinto soportes.

¿Cómo se utiliza?

Uso de la raya en textos no narrativos

 

Para añadir incisos en un texto se emplear las comas o los paréntesis. La RAE indica que los incisos entre rayas tienen una jerarquía mayor. Se usan también cuando hay mayor distancia entre la idea y el resto de la oración. En caso contrario, lo mejor es usar comas y si es una idea inmediatamente a fin, se emplea el paréntesis. Por ejemplo:

Esta librería tiene mucho acervo sobre teatro (cuenta con un fondo especializado de más de 5000 títulos─incluso en otros idiomas─).

Esta librería tiene mucho acervo sobre teatro ─cuenta con un fondo especializado de más de 5000 títulos (incluso en otros idiomas)─.

Las rayas se usan también para enmarcar los comentarios del transcriptor de una cita textual: «Es imprescindible —señaló el ministro— que se refuercen los sistemas de control sanitario en las fronteras».

Se emplean rayas también para introducir cada uno de los elementos de una lista que se escriben en líneas independientes. En este caso, se debe dejar un espacio entre la raya y el texto que sigue. Se pueden escribir con minúscula, cerrando los enunciados con punto y coma, excepto el último que llevará punto. Como en este caso:

Las funciones del lenguaje, según Jakobson, son seis:

— expresiva;

— fática;

— conativa;

— referencial;

— poética;

— metalingüística.

Si es una lista simple, como la del ejemplo, también se puede eliminar la puntuación. Cuando la lista se compone de oraciones largas, se recomienda iniciar con mayúscula cada oración y cerrarla con puntos.

Uso de la raya en textos narrativos

En los textos narrativos las rayas se colocan al inicio y al final de la oración, pegadas al texto y separadas por un espacio del resto, como se muestra acá:

Julieta ─el amor de mi vida─ no tenía de qué temer.

Si a la raya le sigue otro signo de puntuación no se deja espacio entre ambos. La raya de cierre, la que se pone al final, no se suprime aunque detrás de ella deba aparecer un punto o cualquier otro signo de puntuación:

Emilio odiaba ese vestido ─con toda su alma─. Ella lo usaba sin saberlo.

Emilio odiaba ese vestido ─con toda su alma─, y ella lo usaba sin saberlo.

En los textos narrativos se da uso a la raya para mostrar una conversación y para introducir los comentarios del narrador. Según el caso se determina la puntuación correcta del diálogo.

uso de la raya- Bubok

Casos posibles

Caso 1: Cuando en un texto aparece un diálogo entre distintos interlocutores sin que se mencionen sus nombres. Aquí no se deja espacio entre la raya y el inicio de la oración.

─Dime la verdad. ─Ya la sabes. ─No es toda la verdad. ─Es más que suficiente.

En la composición y la maquetación de los textos narrativos estos diálogos son atípicos y lo usual es que se coloquen en líneas distintas:

─Dime la verdad.
─Ya la sabes.
─No es toda la verdad.
─No te diré más.

Caso 2: Se escriben rayas de apertura y de cierre cuando el narrador interrumpe al personaje y este continúa después:

─Debemos hacerlo por ella ─dijo Ariel─. Le debemos todo lo que hemos logrado.

Si después del narrador no continúa hablando el personaje, no se usa raya de cierre:

─Deberías hablar con él. ─dijo Dalia con cierta tristeza. Se dio la vuelta y salió caminando con prisa.

Caso 3: Cuando el comentario del narrador se introduce con un verbo del habla (conocidos también como de comunicación o verbos ‘dicendi’), su intervención se inicia con minúscula, aun si antes hay algún signo con valor de punto, como los signos de interrogación y admiración.

─¿No hay más que hacer? ─preguntó aunque sabía cuál era la respuesta.
(en lugar de: «─¿No hay más que hacer? ─Preguntó…», que sería un uso de la raya incorrecto.)

Si el narrador no emplea un verbo del habla, la intervención del personaje debe terminar con punto y el inciso del narrador iniciarse con mayúscula.

─Lo haremos a tu manera. ─Mereles lo miró de reojo y comenzó a andar.

Caso 4 : Si el personaje continúa tras la intervención del narrador, el signo de puntuación que corresponde al enunciado que se interrumpió, se coloca tras la raya de cierre.

─Lo haremos a tu manera ─dijo Mereles─, nos jugamos todo.

─No quiero seguir hablando del tema ─tomó su ropa y caminó hacia el baño─. Vístete rápido, tengo que irme ya. No te puedes quedar aquí.

Otros usos narrativos

En la edición de obras teatrales, se hace uso de la raya para separar el nombre de cada uno de los personajes del texto de sus intervenciones:

María.—¿Dónde vas?

Juan.—A dar una vuelta.

Esperamos haber ayudado, aunque sea un poquito, a que nuestros autores y puedan escribir los diálogos entre sus personajes tal y como los imaginaron.

Aún así,no te preocupes. Si el el uso de la raya y otros signos ortográficos  te sigue pareciendo como hacer raíz cuadrada a mano, recuerda que siempre puedes contar con nuestros servicios editoriales para dar a tu libro el acabado que deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto las políticas de privacidad